viernes, 23 de junio de 2017

Laguna de Quilotoa… ¡Maravilla Ecuatoriana !!!

Sin duda alguna es uno de los lugares más fascinantes que he visitado: La laguna de Quilotoa. Y el viaje es mucho más interesante cuando lo haces con tus mejores amigos.

Salimos desde el Terminal de Guayaquil a las 6:30 am con destino a Quevedo, el pasaje oscila entre $4,50, y son unas 3 horas y media aproximadamente. Cuando llegamos al terminal de Quevedo tomamos la cooperativa Cotopaxi, con destino a Zumbahua, con un valor de $3,50, sin embargo los buses aquí no salen en seguida por lo que tuvimos que esperar más o menos una hora antes de partir, el viaje hasta Zumbahua son unas 3 horas y media aproximadamente.

Llegamos a Zumbahua a eso de las cuatro de la tarde, en este pequeño pueblito ya sientes el clima más frío, aquí nos cambiamos y abrigamos para luego tomar una camioneta que nos cobró $2 por persona para llevarnos al Quilotoa que se encuentra a unos 15 minutos de ahí, antes le pedimos que hiciera una parada cerca del cañón del río Toachi, otra maravilla natural con unos 40 metros de alto y se formó por la emisión de flujos piroclásticos, flujos de lodo, piedra pómez y otros provenientes del volcán Quilotoa. Recorrimos unos 10 minutos el lugar, y retomamos el camino a Quilotoa.
El pueblo de Quilotoa es pequeñísimo pero acogedor, hay unos pocos hostales que se ven cómodos, almorzamos en uno de estos y la comida nos reanimó, aquí consulté y costaba $20 incluida la cena y el desayuno del día siguiente, la verdad estaba tentada en quedarme en uno de ellos y apreciar la vista desde el Mirador en la madrugada, sin embargo habíamos ido para acampar en el fondo del cráter, antes de comenzar nuestra aventura fuimos a observar desde el mirador que se encuentra alrededor de la entrada del Parque, en este lugar el viento sopla fuerte pero lo olvidas ante el asombro de lo que tienes la suerte de contemplar, la vista es extraordinaria, diría yo magistral, sino fuera porque veías el leve movimiento del agua de la laguna, creerías que es un fondo de pantalla o alguna pintura perfectamente realizada.
La laguna se formó luego de la erupción del volcán por el siglo XIII, tiene una profundidad de 250  metros, se encuentra a unos 4000 metros sobre el nivel del mar y su color dependiendo del lugar donde la veas y la luz del sol, oscila entre verde turquesa brillante a celeste y azul.

Como íbamos a hacer una fogata, compramos una funda de leñas que nos costó $5. Desde este año, la entrada es gratuita, y aunque mi plan era bajar caminando, por la hora decidimos alquilar unas mulas o caballos que cuestan $10 por persona, sin embargo mi experiencia no fue muy buena, creo que no sirvo para ir encima de estos animalitos que de por si me daban mucha pena que nos lleven a nosotros y a nuestras maletas, por lo que no pasaron ni 5 minutos y me baje de la mula, en definitiva preferí descender caminando ya que la ladera es inclinada y arenosa y ya que mi mula iba siendo halada desde lejos (un mismo guía nos llevaba a mí y a mi primo) sentía que en cualquier momento me caería de la misma.
Me tomé unos 50 minutos aproximadamente para bajar, haciendo paradas cortas para tomarme fotos y apreciar la belleza del paisaje, la temperatura estaba a unos 10 grados pero con la caminata ni sentía el frío, hasta que cada vez la veía más y más de cerca, y de un momento a otro ya estaba llegando a su muelle, aquí me encontré con mis amigos que ya tenían unos 15 minutos antes ahí.
Me aproximé al muelle para contemplar la vista que se ponía un poco oscura cada minuto, y cada vez hacía más frío, me quedé un tiempo contemplando el lago, como siempre soy muy sincera debo decir que la vista desde arriba me impresionó más. Como dato les indico que sí hay servicios higiénicos sin embargo cierran antes de las seis de la tarde, aunque pude entrar en uno de ellos porque la puerta no estaba cerrada con llave sólo estaba envuelta con una cuerda.
Nos alistamos para ir más arriba para armar la carpa (esa es otra historia que debo contar con detalles), lo que si les diré es que por favor revisen bien sus equipos y vean que les den ¡Todo completo! Por cierto agradecemos a los tres chicos que amablemente nos ayudaron con la carpa y los implementos que nos faltaban. La fogata había quedado muy cerca de la carpa y el humo la invadió por lo que la regalamos a los amables vecinos, y nos emponchamos para dormir, en la noche la temperatura descendió hasta los 3 grados y moría congelada a pesar de tener abrigos, sleeping bag y darnos calor humano entre todos. La noche transcurrió muy lenta, quizás porque nos acostamos desde muy temprano, al no estar acostumbrada a dormir en una carpa fue un poco incómodo, pero uno de las cosas más lindas fue ver el cielo estrellado, aunque lo he visto en otros lugares mucho más estrellado, la diferencia era la intensidad de la luz que alumbraba la noche de una forma impresionante.

Y así fue amaneciendo, desde las ocho de la mañana ya puedes alquilar los botes con un costo de $3, para hacer kayak y navegar sobre la laguna, y eso hicimos. Fue una experiencia fascinante el poder hacer eso y remar casi más de la mitad de la misma.
De regreso ascendimos caminando con una amiga, déjenme decirles que nos tomó unas 2 horas llegar, subir es agotador, indudablemente la altura es un factor que juega en contra, creo que paramos cada 10 minutos hasta que ¡Al fin!!! Llegamos arriba alrededor de las doce del día, almorzamos en el mismo hostal, y partimos hacia Zumbahua para hacer el mismo recorrido de regreso, aunque de regreso los buses pasan con horarios más irregulares, por lo que tuvimos que ir parados casi la mitad del camino si queríamos llegar a Quevedo antes de las seis de la tarde.
Sin duda un viaje que quedará grabado en mis recuerdos por siempre y que recomiendo hacer y repetir más de una vez.


viernes, 16 de junio de 2017

La historia, cultura y calidez de Washington D.C

Los lugares que están llenos de cultura e historia son uno de mis preferidos al momento de viajar, por lo que no podía dejar de hacer así sea una corta visita a la capital de Estados Unidos, sin embargo como iba sola, lo mejor fue contratar un tour.  

Revisando en internet, encontré a Civitatis, una empresa que ofrece varias excursiones y visitas guiadas en español a muchos lugares turísticos del mundo, específicamente el tour a Washington tuvo un costo de $135, (https://www.civitatis.com/nueva-york/excursion-washington?aid=100) que puedes cancelar a través de la misma página por paypal, o incluso había quienes cancelaron el mismo día al guía. Si estás cerca de Manhattan, te pasan recogiendo, sino, el punto de encuentro es en el Hotel Pennsylvania a las 6:00 de la mañana.


La primera parada fue en Arlington, específicamente en el Cementerio Nacional de este lugar, en donde se encuentran enterrados los militares que pelearon en las diversas guerras del país. 
Monumento Iwo Jima















El lugar está lleno de árboles de flor de cerezo que indican con sus colores rosado y blanco que se aproxima la primavera, y particularmente morí de amor por estos hermosos árboles que pensé que sólo encontraría en Japón. En el cementerio se encuentra la tumba del presidente John F. Kennedy, junto con su esposa y los hijos que fallecieron donde siempre está encendida la “llama eterna”, una flama que nunca se apaga. Otro de los puntos a visitar es la tumba al soldado desconocido, un monumento dedicado a los soldados estadounidenses que murieron y que sus restos no se pudieron identificar. También se encuentra el memorial de Iwo Jima, que es un tributo al Cuerpo de la Marina de los Estados Unidos.



La siguiente parada fue el National Mall, un gran parque nacional lleno de vegetación y jardines, aquí visitamos el Memorial de la Guerra de Korea, el Monumento de los Tres Soldados y el Memorial de la Guerra de Vietnam, y luego nos acercamos al majestuoso Monumento a Abraham Lincoln, luego de subir las escaleras y antes de entrar donde está el monumento, está grabada la frase “I have a dream”, ya que aquí Martin Luther King dio su famoso discurso al final de la Marcha por el Trabajo y la Libertad.

Debo decir que el monumento me pareció grandioso y me dejó sin palabras, confesaré que cuando estuve ahí me sentí tan pequeñita, e incluso me dejó tan perpleja que no escuché cuando el guía nos decía que nos íbamos, y cuando me di cuenta no estaba nadie del tour, ¡Me había perdido! busqué el bus que nos iba a ver al otro lado y no lo encontraba, hasta hablé con unos policías que por cierto no me ayudaron mucho, volví donde se parquean los buses y de tanto y tanto, vi a lo lejos el parasol que llevaba el guía, ¡Que emoción que sentí! La verdad siempre me suelen pasar estas cosas (despistada ¿yo?). 
Luego en el bus, mientras íbamos de camino a la Casa Blanca, pasamos por la Reserva Federal; el Monumento a Washington, más conocido como El Obelisco y con una altura de 10 metros aproximadamente, el cual también habíamos divisado a lo lejos en el National Mall que es donde se encuentra; la sede de la OEA y la Vicepresidencia.

El bus nos dejó a unas cuadras y avanzamos para la Casa Blanca, básicamente el lugar por el que quería visitar Washington, sin embargo cuando llegué ahí, siento que quedó un poco eclipsada con los otros lugares y monumentos que ya había visitado. En apariencia no se ve tan grande incluso como se ve por afuera la Vicepresidencia, pero el guía nos dijo que es una estructura inmensa por la parte de atrás y hacia abajo, solo que su frente no refleja mucho eso. Afuera está lleno de flores de colores amarillos y rojos, que embellecen el lugar, que por cierto no estaba para nada lleno, al parecer con el nuevo cambio de gobierno, no hay muchos visitantes.
La parada que seguía era el Capitolio, este edificio que tiene una cúpula en el centro, alberga las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos. Del otro lado, se puede observar al Obelisco y salen unas bonitas tomas de foto con el de fondo.
Nuevamente en el bus, pasamos por el Teatro Ford (donde asesinaron a Lincoln), hasta que llegamos a la última parada: el Museo Nacional del Aire y el Espacio, este es el lugar donde se almuerza (hay un Mc donalds dentro del museo donde también se puede comer platos de pollo asado con puré, choclo dulce, etc).


Este museo es bastante grande, cuenta con muchos lugares con exhibiciones, y una gran tienda de regalos. Una de las cosas que más me gustó fue ver la pieza traída de la luna.


Por cierto conocí a una mexicana y a una peruana muy simpáticas, con quienes se hizo más ameno el tour.
Terminada la visita, alrededor de las 18:30 partimos hacia Nueva York, y antes de llegar a Manhattan, hicimos una cortísima parada en Hamilton Park, donde tienes una vista nocturna maravillosa de la Ciudad que nunca duerme.

Llegamos alrededor de las 22:00 a Manhattan, y a mí me quedaba aún un largo camino a casa en Queens



lunes, 12 de junio de 2017

¡Arte Ecuatoriano con Nath Benavides!



Vi un boceto de sus diseños en uno de mis blogs favoritos, y debo agregar: ¡Cuánto talento tenemos en Ecuador!

A su corta edad Nathaly Benavides es una joven estudiante de diseño de modas. Esta fashionista quiteña tiene una galería en su Instagram con conceptos diferentes y sólo quieres esperar a ver el próximo boceto y esperar que te cautive con su frescura.



Con la seguridad de que sus creaciones y su estilo conquistará a muchos y marcará tendencias, les dejo una pequeña entrevista que tuve la oportunidad de realizarle:
La industria ecuatoriana está creciendo y es maravilloso ver como afloran talentos nuevos que plasman el amor por lo que hacen en su profesión.
Estoy segura que ansiamos ver los diseños únicos que nos presentará en un futuro Nath.
Raincoat designed by Nath Benavides (orgy inspired)

lunes, 29 de mayo de 2017

I want to be a part of it: New york, New york ( II Parte)

Continuando con el recorrido, uno de los lugares que se debería conocer es el famoso museo de Madame Tussauds (calle 42 entre las Avenidas 7th y 8th), donde están más de 200 figuras de cera de artistas, políticos, activistas y un sinfín de celebridades.


Por medio de su web: https://www.madametussauds.com/new-york/en/ se puede comprar el boleto, en mi caso compré el “Super Hero Ticket”, el cual viene con un recuerdo que es un “wax hand”, una escultura de cera de tu mano. El ticket es válido para cualquier hora del día en que lo selecciones, y a lo que ingresas tan sólo indicas que lo compraste online y vas a canjearlo.

Comienzas desde el piso de arriba, y luego vas descendiendo de acuerdo a tu recorrido, puedes ir a tu ritmo y tomarte las fotos que quieras, nadie te dice que avances más o menos, debo decir que mi parte favorita fue la de avengers, y el cine donde se proyecta un corto animado de los superhéroes en 3D con estos efectos especiales en 4D, donde te salpica la misma agua que les salpica a ellos, te golpean en la espalda, o incluso sientes los bichos que te atacan; También me sorprendió gratamente la parte de los “MythBusters” y el realismo de los fantasmas (no contaré más para no arruinar la visita de nadie). Cabe indicar que el museo siempre cambia su temática después de un tiempo, por lo que puedes revisar en su página lo que tendrán en exhibición, eso sí, no se preocupen porque hay figuras que siempre se mantienen. Lo que si les aconsejo es que si deciden hacer el wax hand, vayan con tiempo porque suele demorarse entre 10 a 15 minutos por persona, en mi caso particular, debo agradecer a Jason (no me dijo su apellido) quien muy amablemente me permitió regresar después para poder hacer mi mano de cera, ya que debía estar a las 16:30 en el Top Of The Rock, y aunque la fila no era muy larga, como se demora por persona, no alcanzaba.




Debo comentar que quería visitar el Empire States y el Top Of The Rock, pero como tuve que escoger, me incliné por el Top Of The Rock, debido a que aquí podía conseguir unas fotos espectaculares con el fondo del Empire y del Central Park. En el Top Of The Rock hay bastante espacio para encontrar un hueco y tomarte una hermosa foto y una panorámica. El cambio de clima entrando a verano, es ¡delicioso! Corre un viento que disfrutas mucho cuando te sientas. 

Así mismo las entradas se las puede adquirir online por medio de su web oficial https://www.topoftherocknyc.com/ticket-menu/, una vez aquí puedes presentar el código del ticket QR incluso desde tu celular.


Primero te hacen observar una película donde explican la historia del Rockefeller Center, quizás con una duración de unos 15 minutos aproximadamente, y luego de esto, depende de las personas que vayan bajando, se va permitiendo el ingreso a los ascensores, los mismos que te llevan al piso 67, (Dale click a la imagen de junto), desde el cual puedes continuar subiendo unas escaleras para llegar al “Top” Top of The Rock, donde no hay cristal ni nada que te impida visualizar a la mítica ciudad que nunca duerme. 

Sin duda debes tomarte unos minutos para contemplarla y sentir el viento en tu rostro, mientras respiras y ves todos los edificios, algunas veces perdía la noción de donde estaba el Empire States, y luego volvía a ubicarme. Me sinceraré al decir que quizás como ya había contemplado esa vista divina desde su atardecer a su anochecer desde New Jersey, la vista acá me parecía hermosa, pero no llegaba a la divinidad que había sentido justo el día anterior. Uno de los lugares para tomarse una foto que me encantó fue donde están unas ventanas grandes, donde se logran fotos inolvidables. 
Por cierto cabe recalcar que el Top Of The Rock también se utiliza para sesiones de fotos de bodas, cumpleaños, entre otros, y justo coincidimos con unos novios que estaban tomándose fotos aquí.

Estos fueron mis recorridos por este día. Todo lo tomamos con calma y disfrutando el momento. Asegúrense de visitarlos cuando vayan por allá.

martes, 23 de mayo de 2017

Regalito: Descarga un separador de lectura




A veces necesitamos frases que nos motiven para seguir adelante, y que mejor que las tengamos con nosotros siempre recordándonos. Por lo pronto estoy preparando un post con mis frases favoritas de mis libros favoritos, así que hasta mientras, pueden darle click a la imagen, para que descarguen el separador creado con mucho gusto para ustedes.
La descarga del material está en pdf, y sólo tendrán que imprimirlo en una cartulina blanca tamaño A4.

¡Espero que les guste y lo aprovechen...!